In memoriam

In memoriam
Siscu del Papaya

lunes, 22 de febrero de 2016

LA LLIGA CREUERS SIGUE. 5ª PRUEBA

La cosa pintaba bien, una regata con la flota de Tarragona, pero por falta de comunicación el RCMT tuvo que anularla ya que el viernes por la noche tan solo había tres embarcaciones inscritas. Una lástima y desconsideración a los organizadores por el tiempo perdido. Esperemos que la próxima ocasión correspondamos con diligencia a su invitación, y a los favores que nos hacen. Si no cambiamos de proceder, en lugar de montarnos boyas, cedernos amarres y poder disfrutar de sus espléndidas instalaciones, recibirán a nuestra flota como Boca Negra a los britis en La Rochelle...


Desilusionados, una vez superada la tristeza de no zarpar y la pena del gozo perdido al no sentir la fragancia del calçot desnudo, y  demás vianda que seguro esperaba, sin olvidar también los quintales de olorosos y coloridos caldos, y aún más, las bebidas espirituosas que acompañan al buen yantar cuando al patrón aguarda una tranquila siesta a bordo mientras los galeotes laboran, y a buen recaudo quedan los puntos como prudente conductor, optamos por cambiar el campo de regatas por el de Torredembarra, y procurando dejar en el olvido superamos la añoranza de aquellas cuchipandas que acostumbraron en ciertas latitudes los romanos y los más jóvenes "de aquella época" mantienen viva la tradición del buen yantar, Ya lo dice el refrán: en demanda de pan y cebolla se arriba al puerto amigo (rimar, no rima, pero no queda mal).


El follón estaba armado: sin flota suficiente, patrones embroncados  por la poca formalidad de unos y el buen proceder ¡de otro!, sin comité, ni tan siquiera una miserable boya, caímos en el desánimo, eso sí, colectivo, que es más llevadero que individual. La desesperación ya era nuestra, pero la oportuna llamada de un cofrade de la Imperial, sirvió de arenga para afrontar la trágica situación convocando a capitanes y bajo promesa del habilitado para abonarles los atrasos por los servicios prestados, uniéronse las flotas cosetanas consiguiendo formar una escuadra de 12 navíos; poca cantidad, si bien es cierto, pero la mejor y más alabada y envidiada por la Taberna del Puerto.
Ya solo faltaba boya. embarcación y marinero-juez-boyero... El sábado por la noche sin solución para el problema, ya nos habíamos comprometido con la flota aliada. A las 10:00, la cosa sin resolver, pensando como última solución alquilar un autocar e irnos todos a Port Aventura, aunque eramos conscientes de que ello no quitaría la ansiedad de la competición, y también estábamos expuestos a las reclamaciones oportunas por engaño, desplazamientos innecesarios, y lo que procediere.
Como si hallada la lámpara de Aladino, apareció Albert (Cues), el contramaestre del puerto, y como el trabajo  lo permitía, se hizo con boya, goma (embarcación), dos banderas, radio, y lo más importante ausente hasta ese momento; disposición positiva para colaborar y hacer un favor.


Arribaron a puerto a las 9:30 el Mery, Joia, Rampell, Odas y Arán II, que formaron flota con el Mustang, Eureka, Quimelu, Grop III, Ñeque, Stamitz y Papaya,si bien los dos últimos no participaron. Apesadumbrados porque no pintaba nada bien la jornada por ausencia de viento, pero una vez más no acertaron y arrumbando al emisario de Roda nos acompañó un SSE de 10 kn que hizo una travesía cómoda y agradable sin nada que destacar, salvo que el Grop ¡no quedó primero!, en tiempo compensado, naturalmente... En esta jornada el Bravo Zulú para Eureka, pero no, la reclamación de la distancia anotada hizo que expertos medidores dieran fe de que había una diferencia de 2,9'; obligándose deportívamente los protagonistas a intercambiar la poltrona, y a los patrocinadores hacer un desembolso adicional de dos banderas bien merecidas para el Grop III, pero no menos para el Eureka que con un 36' consiguió dar batalla al líder de Lliga. El comité reunido en sesión urgente, así lo acordó.


Lo que parecía una frustrada jornada, se convirtió en una agradable salida. Como de costumbre no falta el agradecimiento al Port de Torredembarra y RCM Tarragona.



Bravo Zulú

Grop III y Eureka