In memoriam

In memoriam
Siscu del Papaya

martes, 1 de diciembre de 2015

I MERCADILLO NÁUTICO DE SEGUNDA MANO


El pasado domingo día 22, se celebró en el puerto de Torredembarra el primer mercadillo náutico de ocasión.


Por el mal tiempo estuvo a punto de suspenderse, pero,  gracias a la gentileza del restaurante Al  Capone da Franco, pudimos resguardarnos instalando el tinglado bajo una de sus marquesinas. Descargamos y con la ayuda de Paul, pequeño hábil amanuense, etiquetamos el producto...


Desde un elefante papirofléxico subastado que alcanzó la suma de 0,5 €, hasta un plotter por el que se pagó...,lo justo. Un buen número de diferentes  artículos como motores, grilletes, prismáticos, churros (sin chocolate), estufas, termo, deshumificador, cabos, libros, brújulas, calcetín (limpio), etc., todos ellos en buen estado, fueron expuestos y no vendidos, sino comprados, porque hubo verdaderas oportunidades. El 10% de lo recaudado se entregó a Cáritas de Torredembarra en alimentos.


Nos visitaron buenos amigos navegantes cofrades de La Taberna del Puerto que, acompañados por sus esposas, invirtieron parte de sus ahorros en piezas únicas del mercadillo, y comentando las exquisiteces del Concurso Gran Chef San Jordi sintieron ese gusanillo de las hormonas del apetito, de tal forma, que para calmarlas tuviéronse una buena vianda en un no menos restaurante del puerto, donde al buen yantar correspondieron con otra parte de sus ahorros.


Por falta de impresos no se tramitó reclamación por la venta abusiva de un filtro de ducha, que se pagó casi al doble que el precio de la tienda. Como se demostró que fue un lamentable error, la cosa no fue a más y finalizó con unos Negroni (brebaje al que sigue una siesta de tres horas), que tomaron junto a un grupo de amigos en el ambigú de cócteles da Franco. La honrada víctima estafada, que de negro, cual si un  cura viste en su actividad y entre confesiones media, recién elevado a la categoría de avi, tuvo a bien pagar el improvisado convite, que algunos prolongaron repitiendo tales elixires que la siesta triplicaron...


Para ser una cosa improvisada, no acompañar el tiempo, y además haber fallado por fuerza mayor tres de los que más material disponían. Hubo  animación y se está tomando en consideración repetir el baratillo con más  tenderetes y pantalanes del puerto donde poder exhibir cercanas quimeras...


Lamentablemente, otras, por falta de calado,  no estarán presentes,


Pero no todo acabará en sueños, habrá aquel audaz y romántico velero al alcance de la mayoría,


Preparaos para pasado Semana Santa porque esperamos  ampliar considerablemente la oferta y continuar con la ayuda de las señoras voluntarias que prestaron su ayuda cuidando del negocio mientras los expositores sellaban las transacciónes frente a una caña aprovechándose de que...
                                  
                                 Nunca hubo mercadillo,
                                 de damas tan bien servido,
                                 que con cariño atendieron,
                                 a los cofrades venidos.