In memoriam

In memoriam
Siscu del Papaya

viernes, 27 de marzo de 2015

LA FIDELIDAD DE UN PERRO TERRANOVA


El Reina Regente fue un crucero construido en Inglaterra para la Armada. A pesar de que todos los informes de sus comandantes eran desfavorables respecto a sus cualidades marineras, incluso recomendando que para paliar sus defectos se sustituyeran el tamaño de los cañones de proa y popa, no se hicieron las reformas recomendadas por los expertos.

La última vez avistado durante su travesía de Tánger a Cádiz fue a 12' NW del cabo Espartel. Ese 10 de marzo de 1895 con un temporal huracanado naufragó frente a Tarifa. Un drama que arrastró la vida de 412 náufragos.

"Existió un superviviente del naufragio de Reina Regente y se trató de un magnífico terranova propiedad del alférez de navío José´María Enríquez, quien no tuvo la suerte del animal y desapareció con el barco. Ocurrió que tras el naufragio, el animal encaramado a uno de los enjaretados del crucero fue recogido por un buque inglés de los que se alistaron para buscar restos por la zona. El perro, adoptado por la dotación que lo había encontrado, continuó navegando bajo pabellón británico por espacio de algunos meses.
Con ocasión de un viaje a Sevilla, el buque recaló a la espera de práctico y marea frente a la localidad gaditana de Sanlúcar, de donde precisamente era natural el alférez de navío propietario del animal. Éste no tardó en reconocer la costa y, arrojándose al agua, la ganó a nado, dirigiéndose inmediatamente a casa de los padres del infortunado oficial, a los que causó una gran conmoción, además de impresionar vivamente a la ciudad, que al poco conocía la noticia"  



  Fuente: Revista General de Marina