In memoriam

In memoriam
Siscu del Papaya

viernes, 30 de enero de 2015

EL GATO DEL PUERTO DE TORREDEMBARRA

El gato es un animal listo e independiente, también limpio (importante para las amas de casa), que generalmente desconfía del ser humano, o `por lo menos de mí. A pesar de ello tienen muchos adeptos que hablan excelencias de ellos y gozan de su simpatía y cariño. Particularmente, los que he tenido de mis hijos en casa han sido unos bordes con los que he convivido bajo un recíproco odio: ellos me arañaban y yo, a escondidas de la familia les daba una torta, ellos insistían y yo también..., hasta que uno de los dos cedía, generalmente yo. No había manera de llegar a una paz duradera. Mi experiencia con estos ha sido dramática y sangrante, sí, sí, sangrante.

Un día cuando estábamos ambos solos en casa intenté cortarle las uñas para acabar con sus defensas (je, je). Creo que el misi confundió las tijeras, bueno no, "tijeritas", con una máquina de hacer hamburguesas. Me dejó el antebrazo, muñeca, carpo, metacarpo y falanges como al ejército de Muhammad an-Nasir en la batalla de los Tres Reyes.

Sin embargo, a pesar de mis heridas de guerra no se puede generalizar; los hay con buenos sentimientos (creo), simpáticos y cariñosos... 

                                         Juguetones y cariñosos

A principios de año llegó uno desconocido (aparentemente de buena familia y educado), a la pulpería del puerto. Una gatita súper cariñosa (se distingue que es hembra por la oreja, no porque sea también un órgano la aurícula, no, sino porque le cortan un trozo cuando las castran), más bien parecía un perrito faldero, un encanto de animal que después de unos días desapareció. Regresó a la taberna de Tere donde disfrutó unas espléndidas vacaciones hasta que apareció su dueña y se la llevó. Su ama la hizo polvo, había pasado la mejor época de su vida, libre, bien comida y en plan hipi; una temporada inolvidable para la felina compartiendo pescado fresco con la troupe del puerto...

En puerto desconocido, colección de gatos gemelos aguardando la manduca.
Como yo, habrá muchas personas que no congenien con estos felinos, pero ello no es óbice para apreciar su aspecto aristocrático y belleza. Generalmente son cariñosos, muy astutos y ágiles cazadores de ratones. Por este motivo, desde la antigüedad, en todos los barcos acostumbraban a llevarlos para apresar roedores. Incluso hubo armadas que por ley debían incluirlos en la dotación formando parte de la tripulación. Como marinero llegó a todos los continentes y como buen marino se reprodujo con rapidez.

Con tanto tiempo y barcos, los gatos han protagonizado curiosas historias que incluiremos en próximas entradas para deleite de los adeptos admiradores de estos animales de compañía. Clicando decubriréis la historia de Oscar, el gato insumergible.









jueves, 22 de enero de 2015

LEYENDAS, FANTASMAS Y FANTASMADAS DE MARINOS

La mar está llena de leyendas, historias de fantasmas y monstruos marinos. Las Torres de Hércules, montruos marinos como Leviatán, espíritus de tripulantes muertos a bordo que se aparecen como la historia del viejo Pay o como el submarino alemán UB-65; no digamos el fantasma de "El holandés errante" y del ejército de los 40 rugientes duendes (o grados de latitud), que habitan el Triángulo de las Bermudas. Misteriosos hechos inexplicables hasta que Murphy descubrió algunos con su jodida ley.

UB65 el submarino fantasma
Breve historia del submarino fantasma (clicar)
Cosa diferente es la fantasmada. Dice la RAE: dicho o hecho propio de la persona que presume y no es cierto. En el país las tenemos, ¡puf!, como las colas de candidatos a Master Chef: abarrotás. Las hay que te quedas con la duda porque provienen de acciones sin testigos. Por ejemplo, los navegantes en veleros de madera que después de un temporal, solitarios a punto de fallecer de hambre, sin artes de pesca ni fuerzas y... ¡voilà!, aterriza un pez volador en el trozo de varenga al que está más asido el moribundo que Claus a Ñeca en época de celo; más tarde la ola le empuja a una playa paradisíaca donde casualmente pasea una indígena con dos cocos y claro, ya se sabe, después de tantos días pasando hambre..., el tío se recupera y ¡hala!.

Son fantasmadas que no perjudican a nadie, más bien recrean y animan al nacimiento de intrépidos navegantes. ¿Y quién que no lo hubiera presenciado tiene argumentos para refutarlo?, además no son mal recibidas por la osadía de sus protagonistas y hasta tienen su encanto...


Hay otras sin embargo históricas, fantasmadas de reyes, de reputados navegantes (de reputación, nada que ver con sus madres), o de gobiernos completos juramentados para perpetuarlas incluso con severas leyes que aseguren las falacias que transformaron una fantasmada en un acto heroico; a un pirata corsario en noble, honrado y heroico señor; a una reina clueca y cachondona inmortalizada en la historia con el título de virgen, son ejemplo de algunas fantasmagóricas mutaciones...

Inglaterra y la poderosa Gran Bretaña son cum laude, sin necesidad, en fantasmadas. Por tener una historia con meritorias acciones y gestas para lucirse, ha mantenido a través de los siglos una preeminente posición y no es comprensible esas mentirijillas de determinados reyes y personajes, que no comparte la mayoría de sus compatriotas, principalmente los 6 millones de britis que nos visitan... (por si acaso).

Sir pirata Drake en 1578 pasó por el estrecho de Magallanes al Pacífico, arrastrado por un temporal se acercó a una latitud "no determinada" y al ver la que le venía viró en redondo. Cincuenta años antes, el marino español Francisco de Hoces, desviado por una tormenta había cruzado el Cabo de Hornos dos veces, pero no lo denominan Paso de Hoces como debiera ser (a excepción de algunos países americanos); ha quedado bautizado como el Paso de Drake, sin que el pirata llevase a cabo la hazaña. 

El Telefónica por el paso de Hoces (Cabo de Hornos)

En los textos británicos mencionan al pirata Drake como el primer marino que circunnavegó la tierra, conscientes de que 50 años antes la llevó a término el vasco Juan Sebastián Elcano.   
Drake el pirata, después héroe nombrado señor
Allá por el año 1522, el portugués Cristovao de Mendoça descubrió Australia. Más tarde en 1605 el capitán Luis Váez de Torres, gallego, ya conoció a los papúes (existe el estrecho de Torres), pero según quién, considera descubridor al explorador capitán Coock que arribó allí años más tarde, en 1770, cuando españoles y portugueses llevaban más de un siglo paseando por Australia (posiblemente pastoreando ya la oveja merina).

Estos son unos de tantos hechos que, sin ánimo de menoscabar su mérito(¡?!), se han atribuido personajes usurpando el protagonismo a los primeros y verdaderos autores de la hazaña; gesta que también su curro les costó (baste comparar la construcción naval de los siglos XVI al XVIII), además sin ropa Helly Hansen y navaja Leatherman.

A pesar de ello, hacerse una idea de las singladuras de los navegantes de aquellas épocas no es fácil y merece la admiración de todos ellos, pero, qué necesidad tienen determinados sectores de apropiarse de las  gestas que no les corresponde  y no reconocer a los verdaderos autores...   

En el link adjunto obtendréis el detalle de todos los descubrimientos geográficos y países que los realizaron. Con el ratón despliega la información del lugar.

                     (clicar) ¿Quién descubrió qué?

  








  

jueves, 15 de enero de 2015

REGATESTORRE IX LLIGA 3ª REGATA

Parece que vamos a coincidir con todos los anticiclones de la temporada, aunque, a pesar del poco viento y de la espera a que asomaran los 5 nudos, quienes disponían de spì o asimétrico de plumón de ave exótica disfrutaron bajo la envidiosilla mirada de quienes esperaban ansiosos a que se les inflara génova y mayor de estera.

Vista desde el Ñeque después de hacer Agustí las fotografías...
Pese a la siesta del mister (Eolo), el Grop III y Roscana II completaron la 2ª vuelta, destacando la remontada del X37 de Oriol en compañía de César y Angela ante el asombro del Grop III.


Grop y Roscana alcanzando la boya
Faltó el viento y a pesar de ello, como de costumbre, gracias a la colaboración del Porto y Club Maritim de Torredembarra, pasamos una  jornada amigable y agradable en la que participaron 11 cruceros y 34 regatistas, de los que tres se retiraron, unos por no disponer de birras de respeto, otros por no soportar las recomendaciones de la familia en lo que a puntualidad se refiere...
Dos nuevas incorporaciones a la flota: el Troblau y el Albada.

El Tro-Blau arrumbando a la 2ª boya


Con la incorporación de estos nuevos compañeros hemos suplido la ausencia del Hispania y Samoa, que no pueden asistir porque no tienen edad de guardería, sus hijos María y Javier,  se entiende. Así hemos continuado al igual que las últimas regatas un meritorio índice de participación considerando el ratio correspondiente a la distribución de la frecuencia relativa acumulada, así como la absoluta en la modalidad variable, favoreciéndonos también nuestro PIB (participación individual de barcos), gracias al Floquet y al Drake, que ha permitido mantener nuestra posición líder en el campo de regatas de Torredembarra. 
No obstante, el rápido incremento de barco/década, nos obligará a numerar las velas para facilitar la labor de Josep.


Se comenta que el puerto ha establecido un servicio de vigilancia y prevención de los graciosos cormoranes que al igual que el maravilloso regurgitar de una botella cuando el espumoso cava se derrama por sus bordes, estos animalitos lo hacen por su cuello,  no para alimentar a sus crías regurgitando la comida almacenada en su esófago, no, más bien vomitan los restos de peces a medio digerir en la cubierta, en especial las de teka. Al mismo tiempo y al unísono de suaves cuescos expelen los restos suavemente formando un colorido tapiz de origen flatulento. Parece ser que estos phalacrocoraks (¡puf!), merodean el pantalán 4. Por ello el nuevo empleado adiestrado al efecto hará guardia allí hasta que desistan y emigren a otras marinas.

Marinero del pantalán 4 protegiendo barcos y fauna del puerto


Algunas fotografías: